Accidentes de moto: estadísticas y cómo actuar

/documents/38536/0/Foto+artt+1.jpg/bac30117-286c-2a2f-be95-4e82dc085f73?t=1706607725685
Mis Vehículos 40606660
30/01/2024

Accidentes de moto: estadísticas y cómo actuar

Mejorar las estadísticas de los accidentes de moto en carretera sigue siendo una de las principales tareas pendientes en la seguridad vial. En los meses de verano, estas situaciones se agravan y la concienciación y medidas preventivas se vuelven fundamentales. En este artículo repasamos las principales estadísticas de los accidentes de motos y algunos consejos para saber cómo actuar en estos casos. 

Accidentes de motos: estadísticas que debes conocer 

El 51% de los accidentes en carretera son de motocicletas o ciclomotores. Esta cifra representa el doble que en el caso de los turismos. Pero es que, además, las muertes y accidentes en carretera aumentan en verano y especialmente en las vías secundarias, a causa de una menor visibilidad, más curvas y también un exceso de confianza al haber menos tráfico. 

Porcentaje de accidentes de moto 

Conducir una moto tiene 12 veces más peligrosidad que conducir un coche. En España se producen alrededor de 400 muertes cada año de motocicletas y ciclomotores, una cifra muy alta si la comparamos con la de turismos. 

Además, dadas las características de estos vehículos de dos ruedas, las posibilidades de sufrir daños físicos en un accidente son mucho más altas en comparación con un automóvil. 

Por todo ello, tener unas nociones básicas sobre cómo actuar si nos encontramos con un accidente de moto mientras esperamos a que lleguen los servicios especiales, emergencias o la policía es de gran ayuda. 

Primeros auxilios ante un accidente de moto 

Teniendo en cuenta las estadísticas, podemos imaginar cuán importante es contar con conocimientos de primeros auxilios en accidentes de moto, pues en la mayoría de casos las personas que han sufrido el accidente pueden salvarse si se actúa correctamente y a tiempo. 

Pero a diferencia de lo que nos podría dictar el sentido común, algunas prácticas aparentemente coherentes podrían perjudicar a la víctima del accidente. Por eso, lo mejor antes de salir a la carretera es estar informados acerca del mejor modo de ayudar en un accidente de moto. 

¿A un motorista accidentado se le debe quitar el casco? 

A un motorista accidentado no hay que quitarle el casco hasta que lleguen los sanitarios. Nunca se sabe qué tipo de impacto ha sufrido y si el casco está cumpliendo la función de sujeción o retención. 

No obstante, un especialista sí podrá hacerlo, pues el casco podría estar tapando fluidos craneales que deberían salir para mantener la presión adecuada. Pero eso será una decisión que tome él o la especialista en la carretera o una vez hayan llegado al hospital. 

Si no tienes conocimientos, lo mejor es que te quedes a su lado y le prestes ayuda sin quitarle el casco, a pesar de que le duela o le agobie en la respiración. 

Lesiones por accidente de moto: cómo actuar 

Ahora ya sabes que no tienes que preguntarte cómo quitar el casco a un motorista. 

Pero, ¿qué más deberías tener en cuenta? 

Antes de nada asegúrate de que respira, y que está consciente. En caso de que no lo haga, levántale la barbilla con los dedos y luego aplica 30 compresiones en el pecho. 

Si aún no respira practícale el boca a boca tapando los orificios nasales y echando aire de tus pulmones a su boca. Luego, vuelve a aplicar las compresiones y así sucesivamente. 

Si está consciente no le ofrezcas ningún medicamento, alimento o agua, pues cualquier cambio podría ser contraproducente. 

Cúbrelo con una manta, muévelo lo menos posible y asegura la zona colocando los triángulos y poniéndoos los chalecos reflectantes. Teniendo en cuenta las estadísticas de los accidentes de moto en carretera, es importante conocer y aplicar estas claves básicas para ayudar al accidentado. 

 

moto

Lo más leído

Motos de segunda mano: 13 consejos a tener en cuenta antes de comprar
Semáforo en ámbar ¿Quién pasa? ¿Peatón o vehículo?
Estos son los problemas más habituales de las motos en invierno