Estos son los problemas más habituales de las motos en invierno

/documents/38536/41040878/DIRECT-Motos-Invierno.jpg/f2b59a82-d505-db77-729d-34ae927a5968?t=1702464581318
Mis Vehículos 40606660
17/11/2022

Estos son los problemas más habituales de las motos en invierno

Que una moto no arranque con el frío es uno de los contratiempos más comunes cuando llegan las bajas temperaturas. De hecho, en la mayoría de las ocasiones, esto tiene fácil solución y no requiere de un gran desembolso de dinero. Entonces, ¿a qué se debe y cómo puede evitarse?

​​​​Razones por las que no arranca la moto cuando hace frío

Tanto si la conduces durante todo el año, como si no, la moto requiere un mantenimiento que no puedes pasar por alto en invierno, especialmente, cuando los cambios de temperatura son bruscos o extremos. Por ello, si al coger tu moto compruebas que esta no arranca, la avería puede deberse a distintas razones.

Humedad

El aceite, el agua y el líquido de frenos pueden verse afectados por la humedad y el frío. De hecho, cuando llueve, nieva o las temperaturas son muy bajas durante varios días, los líquidos pueden volverse viscosos e, incluso, congelarse, perjudicando el funcionamiento de la moto. Para evitar este problema, conviene que la pongas a cubierto.

Problemas en las bujías

Cuando empleas la moto únicamente para transitar por la ciudad, no alcanza su máximo rendimiento y, además, con el frío, puede que las bujías no tengan la temperatura adecuada. Si a esto le sumas la suciedad por no utilizarla, tu moto puede no arrancar. Por ello, es recomendable que hagas una vez a la semana un recorrido más largo y a una velocidad mayor de la habitual. Asimismo, convendría que desmontases y limpiases las bujías.

Fallo en el motor

Aunque ocurre con poca frecuencia, otra de las razones que pueden explicar por qué no arranca tu moto cuando hace frío son los daños en el motor. Y es que un fallo de fabricación, un mal empleo o un accidente pueden terminar con una visita al taller para que tu moto vuelva a funcionar.

Falta de uso

Por último, debes saber que la batería se descarga progresivamente. De modo que si tu moto ha estado aparcada durante mucho tiempo, puede que no tenga batería. Además, la falta de uso no solo implica que las piezas se muevan lentamente, sino que se genere menos corriente. Para impedir esto, lo mejor es que saques tu moto a pasear cada cierto tiempo. Así, también mantendrás las bujías en buenas condiciones.

Consejos para cuidar de tu moto en invierno

Las bajas temperaturas pueden repercutir negativamente en el funcionamiento de tu moto. Por esta razón, lo mejor es que le hagas un mantenimiento adecuado. Para ello, trata de resguardar la moto bajo techo o, en su defecto, utiliza una funda protectora impermeable.

Además, presta atención a los neumáticos, ya que el frío reduce la presión de las ruedas, y recuerda revisar el líquido de frenos, donde puede alojarse la humedad. Por último, ten en cuenta que durante las heladas y nevadas se esparce sal para eliminar la congelación. Así que si circulas por estas zonas, conviene que laves la moto con frecuencia para quitar los restos de sal y suciedad.

En cambio, si apenas usas la moto en invierno, te recomendamos que llenes el depósito de gasolina. De esta forma, impedirás que se instale la humedad en su interior y que la pieza se oxide. Y si, además, tienes posibilidad de elevar la moto y evitar que las ruedas queden apoyadas en el suelo, hazlo. Así, la suspensión se mantendrá intacta.

Aunque uno de los problemas más habituales de las motos sea que no arranquen en invierno, en la mayoría de las ocasiones esto puede prevenirse con un correcto mantenimiento. Por ello, te animamos a mover la moto con frecuencia y a que visites el taller cuando sea necesario.


Lo más leído

Mejora tu hogar con la decoración sostenible
Motos de segunda mano: 13 consejos a tener en cuenta antes de comprar
Semáforo en ámbar ¿Quién pasa? ¿Peatón o vehículo?